"Entre Roosevelt y De Gaulle se produciría una incompatibilidad de caracteres que llegaría a convertirse en una antinomia filosófica. Entre ambos se establecería un diálogo de sordos, oscilando siempre entre el desprecio, la incomprensión y el rechazo." (Jean Lacouture, 1970: 84)