"El sábado se instituyó por favorecer a los hombres, y no el hombre por favorecer al sábado. De manera que el hijo del hombre es dueño incluso del sábado." [Iesus: Ioannes Markos, 66-70 (2003): 2, 27-28 (184)]