El motivo central del retablo de Aralar representa una teofanía de la encarnación conformada por la imagen frontal de María coronada, sentada y teniendo en su regazo a Jesús, vistiendo ambos túnicas en distintos tonos de verde y azul, y los pliegues en oro. A destacar la estrella de la epifanía bajo la letra alfa, el escabel bajo los pies de la madre y el cojín de rollo donde reposa su espalda.