En junio de 1770 tuvo lugar la fundación del presidio y misión de San Carlos Borromeo, en el emplazamiento elegido por el ingeniero Miquel Constançó, habiendo el capitán Portolà cumplido así sus órdenes de establecer posiciones en Monterrey y San Diego. El 19 de julio ambos partieron de regreso a México para dar cuenta de su expedición a la Alta California. (Sylvia Hilton, 1987: 52)