Un retrato suyo de Franco tomado en 1952, fue empleado para la proyección civil, no castrense, del generalísimo, sirviendo para ilustrar a partir de 1955, la serie básica de sellos postales que prolongaría su vigencia hasta la muerte del dictador en 1975. (María Rosón Villena, 2014, 267)