El retablo de Nuestra señora de la paz, ubicado en el frente de la nave lateral derecha, de la catedral de Santa María Magdalena, fue realizado en 1644 por el arquitecto Salvador Muñoz, a razón de 500 ducados, y contiene obras de Alonso Cano, Sebastián Herrera y Matías López.