El patronato del cuerpo de bomberos de El Salvador se creó por decreto legislativo en febrero de 1975, a iniciativa del presidente de la república, Arturo Armando Molina. Desde entonces, canalizando y promoviendo la ayuda de la empresa privada, ha aportado la construcción de infraestructura, equipos diversos y apoyo para la capacitación de los miembros del cuerpo de bomberos de El Salvador.