Donatello imprimió semejante realismo y elegancia en su obra, que culminó en la plenitud de la escultura como arte, combinando la conquista de la forma, recuperada de los modelos clásicos, con la captura de la expresión, propia del legado gótico. (Jaume Vicens Vives, 1951: II, 11)