Franco podía elegir entre varias posibilidades: contener la ofensiva republicana en el Ebro y completar la conquista de Valencia; contenerla igualmente pero para contraatacar vía Lérida, o empeñarse en una batalla frontal para destruir el ejército del Ebro. Eligió la última, suspendiendo así el movimiento hacia la capital del Turia,