quizá para marcar distancia con respecto a la aldea de origen y conferirle así un cierto aire de linaje distinguido, a modo de pretensión nobiliaria. (Andrés Rueda Román, 2013, 53)