La escena representa una figura humana que, sostenida en una especie de escalera formada por tres cuerdas, extrae miel de un panal ubicado en el orificio de una roca, mientras un grupo de abejas revolotea a su alrededor. La pintura de la cueva de la Araña constituye el primer documento gráfico sobre la recolección de miel, datado aproximadamente en 9000 AEC.