"Entre bastidores había cristalizado durante esa semana el tejido de una especie de conspiración movida otra vez por Kindelán, amigo del ex rey y bien relacionado con los círculos monárquicos, y en la que participaron Nicolás, hermano de Franco y con estrechos contactos con las embajadas alemana e italiana en Lisboa,