Yagüe, coronel que representaba entre los jefes militares la nueva ideología fascista, y Millán Astray, mítico general legionario. Kindelán en las dos reuniones del día 28 [de septiembre de 1936] y Yagüe en lo que parece haber sido decisivo almuerzo intermedio, empujaron a unos generales reticentes a poner todo el poder en manos de Franco." (Santos Julià Díaz, 1986: 7, 24)