Su relación con Azara pudo haber insuflado ciertos conceptos en la mente siempre vivaz del joven caudillo. Días y noches cabalgando, cruzando ríos, durmiendo a la intemperie, observándose. (Leonardo Borges, 2009)